5 Claves para ayudar a que tu hijo/a se vista solo

Como padres, uno de nuestros objetivos es incentivar la autonomía de nuestros hijos. De hecho, el desarrollo de la autonomía y las rutinas, es de las primeras cosas que se trabajan desde los centros escolares. 

Sabemos que cada niño es único y evoluciona de manera distinta. En función de su grado de madurez,  de 3 a 5 años la mayoría los niños comienzan a vestirse y desvestirse solos. 

Pero, ¿por qué es importante que aprendan a vestirse solos?

La adquisición de esta habilidad implica un avance importantísimo en su autonomía, reafirma la confianza en sus propias capacidades y les hace sentir más independientes.

Para facilitarles esta tarea, los padres debemos respetar el ritmo individual de cada niño, enseñarles de una forma divertida y proporcionarles nuestra ayuda solo cuando lo necesiten.

Desde Pipalook queremos darte unas pequeñas pautas que desde nuestra experiencia nos han funcionado muy bien:  

  1. Elige ropa que le facilite el aprendizaje

Hay algo que suele ser común en todos los niños de esta edad: les resulta más fácil aprender a desnudarse que a vestirse y les cuesta menos poner y quitar las prendas inferiores que las superiores.

Por eso, en las primeras etapas es preferible dejarles que se vistan solos con prendas que les resulten fácil de poner. Y esto normalmente se corresponde a optar por prendas que no tengan cierres, botones ni cremalleras.

Dada la franja de edad en la que estamos centrados en Pipalook, esto es especialmente relevante para nosotros en la elección de nuestras colecciones.

En nuestra tienda encontrarás pantalones o faldas con cintura elástica en lugar de botones, sudaderas con cuello amplio, camisetas que lleven un dibujo o un elemento diferencial (bolsillo o pequeño detalle), que servirán para orientarles. 

2. Acompáñales durante el proceso de aprendizaje

Nuestros pequeños deben sentirse acompañados durante el proceso, dándoles pistas sobre cómo deben ir colocadas las prendas. Puedes comentarle que las etiquetas van en la parte de atrás, que los dibujos y otros elementos suelen ir delante, que las costuras están en la parte interior de la prenda, etc. 

También funciona muy bien preparar la ropa en el orden en el que se la tienen que poner. De este modo, evitaremos que superponga prendas y tener que volver a empezar.

Otra forma de acompañarle es elogiando su esfuerzo y sus pequeños logros. Seguramente las primeras veces no lo consiga, pero poco a poco irá logrando más destrezas y tu apoyo le hará sentir orgullosos de sus logros y les animará a continuar avanzando.

3. No terminar por él/ella

A menudo como padres, caemos en el error de hacer cosas por ellos que ya son capaces de hacer por sí mismos. Erróneamente creemos que les estamos ayudando, pero en realidad les ponemos obstáculos en el desarrollo de su autonomía. 

Como padres, ¡hemos podido comprobar que desde bien pequeños los niños son capaces de hacer muchas más cosas por sí mismos de las que imaginamos!

Por eso, es recomendable observar de cerca, y permitir que lo intenten por sí mismos y ayudarles solo en caso que realmente lo necesiten. Solo así contribuiremos a que ganen confianza en sí mismos y en sus capacidades.

4. Dales el tiempo suficiente para que puedan lograrlo por sí mismos

¡Ay el tiempo! ¡El tesoro más preciado!

Sí, este punto es muy complicado y más en el día a día, lo sabemos de buena mano. Pero es cierto, que este es un gran reto para nuestros peques, y que requiere de tiempo y paciencia, ya que des un hito que logran a base de práctica.

Al principio recomendamos introducir este hábito en el momento del baño. Desvestirse solo primero y luego ponerse solit@ el pijama, es un gran comienzo. 

Así evitaremos añadir presión y poco a poco irá practicando y cogiendo agilidad hasta terminar vistiéndose solo en otros momentos.

5. Introduce el hábito a través del juego

Sabemos que los niños aprenden jugando.

Y también que suele ser durante las vacaciones o el fin de semana, cuando solemos tener algo más de tiempo para dedicarles.

Podemos aprovechar estos momentos para plantear juegos que nos permitan hacer de este momento, algo lúdico y entretenido, proponiendo diferentes juegos que le motiven y permitan mejorar día a día su destreza.

Una tarde de juegos con disfraces, vestir y desvestir a un muñeco, vestirse entre hermanos…y ¡jugar con estos dados!

Dados de madera, para aprender a vestirse jugando

Este juego es muy simple; un dado contiene diferentes elementos (pantalón, camiseta, zapatos…) y otro la figura de un niño y un adulto.

Se deben tirar ambos dados simultáneamente; si aparece el lado del niño en uno de los dados, permitiremos que sea él quien elija la prenda que ha aparecido en el otro lado. 

¡Para evitar que hagan combinaciones imposibles, podemos seleccionar previamente algunas prendas que combinen entre sí y colocarlas en un burro! 

¿Que os parece? ¿No es una idea genial introducir este hábito divirtiéndonos?

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
×